Anatomía, Ü

Orgasmo

Comparto aquí una reflexión relativa al texto imprescindible de Casilda Rodrigáñez Pariremos con placer, en la Explicación fisiológica del parto orgásmico.

-Pequeña introducción para quien no conoce el texto-

El útero es un músculo. El músculo con mayor capacidad adaptativa y mayor fortaleza y flexibilidad.

Su anatomía se configura con 3 tipos de fibras: las fibras circulares, las longitudinales, y las intermedias, en forma de espirales y ochos.

Las fibras circulares son las que se ocupan de sostener dentro del útero lo que está dentro. Encontramos más densidad de fibras circulares al acercarnos a la base y el cuello del útero. Éstas fibras serán las que se distiendan para dilatar el cuello del útero, para permitir que el bebé o la menstruación tengan salida. Estas fibras están inervadas en el sistema nervioso simpático. En una explicación muy rápida podemos decir que el simpático responde a las situaciones de activación -agitación, peligro, alerta-.

Las fibras longitudinales, a lo largo del útero, son las que al contraerse empujan hacia el exterior lo que está dentro del útero. Están inervadas al sistema nervioso parasimpático, que responde a las situaciones de calma.

Las fibras longitudinales y circulares han de funcionar a la par para que el movimiento del útero sea eficaz. Mientras las longitudinales se acortan las circulares han de distenderse para no ejercer resistencia.

Así, si existe una activación del sistema simpático, las fibras circulares no cederán al efecto de la dilatación.

Si un movimiento natural del útero se encuentra con la resistencia de parte de su anatomía, el funcionamiento deja de ser eficaz, y además se produce dolor.

Las terceras fibras, las espirales, se encargan de abastecer de lo necesario a las fibras musculares del útero en su trabajo.

Lo que más duele en el parto es el miedo

El miedo como respuesta a estímulos externos e internos: miedo al cambio, miedo a lo desconocido, miedo a la verdad…

Me parece muy interesante, muchísimo, romper los esquemas-formas habituales de organizar la información, no hablamos tanto de sistema nervioso, sino de sistema sexual. Reorganizar la información; en lugar de mirar anatómicamente, hacerlo funcionalmente para poder comprender lo que sucede.

Me parece importante para no perder el foco apntar que tal y como presenta el funcionamiento del útero Casilda R. en este trabajo, el orgasmo no hace referencia al momento de culminación de una relación genital, sino al mismo movimiento del útero que es en sí mismo placentero. No es por tanto un nivel del placer que haya que alcanzar para considerar un parto como “orgásmico”, sino que el orgasmo es el movimiento natural y libre del útero, que implica una descarga de líbido –energía vital-.

La cantidad de placer –sensación subjetiva- vendrá determinada por la capacidad de recepción de oxitocina y otras hormonas de ése organismo y por la capacidad psíquica de entregarse al placer, y supongo también por el progreso que haga el útero en ese ciclo de expansión y concentración que finaliza en el orgasmo.  Igual que en un ciclo de respiración en alguna de esas buenas respiraciones, puede suceder algo distinto, quizá se liberará algo más el tejido que hará que sea especialmente placentera.  Hay orgasmos que nos llevan más allá de donde normalmente estamos, y ahí enlazo con el trabajo de Odent  Las funciones de los orgasmos y el papel que juega la oxitocina en el estado ampliado de consciencia.

El movimiento del útero durante el orgasmo –como fin de coito-, el movimiento del útero en la menstruación expulsando el endometrio y el movimiento del útero en el parto, es el mismo movimiento. Y es el mismo movimiento que sucede  unas octavas más bajas en muchos momentos de la vida cotidiana.

El orgasmo es un movimiento del útero

El movimiento del útero es en sí mismo placentero.

Lo que duele es que no se mueva, que esté bloqueado.

El cuerpo femenino es biológicamente placentero.

La oxitocina anima al movimiento del útero, pero un paso más allá, el movimiento del útero genera la secreción del oxitocina.

La oxitocina altera, amplia, el estado de consciencia.

Ahí está el “Planeta Parto” en unos niveles de oxitocina más altos de lo que ninguna otra situación puede dar. También en la capacidad de entrega, la cualidad sensible de cómo una percibe la experiencia,

“una puede vivir pensando que nada es un milagro o que todo lo es”.

Aquí es donde está el disfrutar de la menstruación, del estado de consciencia diferente que nos da, de lo que sucede cuando una presta atención a lo que emerge a la superficie en la onda que empieza en el útero expulsando en endometrio.

Es impresionante que los estudios del funcionamiento del útero, científicos, con  miouterogramas que datan de 1966 sigan sin formar parte de la información accesible a todos en los libros de texto.

Me parece muy interesante el potencial revolucionario de ésta información, que crea un movimiento de afirmación instantáneo en muchas mujeres. Hace que se despierte en una la necesidad de recuperar su cuerpo, de conocer cómo funciona la propia vida.

Interesante también el pudor colectivo al usar la palabra Orgasmo.

El orgasmo es nuestro, recuperémoslo.

Parto orgásmico, testimonio de mujer y explicación fisiológica,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s